16.6 C
Buenos Aires
miércoles 21 de octubre de 2020
Periodismo . com

Adiós a Tom Lupo, el poeta de la voz profunda

0

Tom Lupo fue aquel que en los pasillos de una radio se despedía siempre con la misma frase: «no cambien, excepto que el billete sea grande». Y Carlos Galanternik, el chaqueño de Charata, no cambió demasiado en su vida. Habrá tenido cheques más o menos pequeños, pero siempre se mantuvo fiel a otro de los axiomas que le permitía hacer radio tan bien: ese que definía a los programas como «música, palabras y la música de las palabras».

Tom atravesó los ochenta en el mejor lugar posible para vivir esa década. En medio de la vuelta a la democracia, editando una revista que se llamaba Twist y gritos, «pretendía competir contra Pelo (que me parecía muy banal) donde convoqué a gente como Alberto Laiseca. Teníamos una forma particular de ver el rock y la cultura nacional. Entonces me llamaron para un programa que recién se iniciaba y se llamó ‘submarino amarillo’. Ahí conseguí mi seudónimo”, contaba en una entrevista que le hacían hace algunos años. Ahí mismo dejó de ser Carlos para pasar a ser Tom -nombre que adoptó en homenaje al escritor Tom Wolfe- y Lupo porque era el italiano de Wolf, el lobo. Un nombre artístico que nunca más perdió y por el cual lo nombraban todos los que pasaron por ese programa: Ratones Paranoicos, Los Fabulosos Cadillacs, los Redondos, Soda Stereo o Sumo. Así de amplio era el espectro de la época y del programa y así de amplio era Tom.

silencio.com.ar  (silencio.com.ar)