Adiós al auto particular: cómo será el impacto de la tecnología en la movilidad del futuro

Hace un par de meses escribí un artículo ampliamente optimista en el que aseguraba que, probablemente, todos habíamos comprado el último vehículo de nuestras vidas.

Estaba basado en un análisis que sugiere que la convergencia de los autos eléctricos y las aplicaciones de viajes compartidos estilo Uber, junto a la tecnología de conducción autónoma, puede redefinir completamente el mercado automovilístico.


Los nuevos «robot-taxis» serán tan baratos que ya no saldrá a cuenta tener un vehículo propio, y esto puede pasar muy rápido, tan pronto como en una década. o eso sostiene el estudio.

Reconocí que la idea era controvertida y pedí la opinión de los lectores. Recibí miles de respuestas.