Afirman que la jubilación para amas de casa cambió las relaciones de poder dentro del hogar

La jubilación por moratoria, conocida también como jubilación para amas de casa, redujo la dependencia de las mujeres en el hogar e incrementó la participación de los varones en las tareas domésticas y también la probabilidad de separación o divorcio de las mujeres beneficiadas revelando “el alto nivel de dependencia que sufren muchas mujeres mayores por carecer de una fuente propia de ingresos”.

Así lo señala el Estudio “La dependencia en la vejez y las pensiones no contributivas” que publicó el CEDLAS, el Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata.


Las autores -Inés Berniell, Dolores de la Mata y Matilde Machado– señalan que, por los bajos niveles de inserción en los mercados laborales, la extensión del sistema implementada en 2007 benefició mucho más a las mujeres y resultó en un sustancial aumento de sus ingresos. “Como consecuencia, el porcentaje de mujeres mayores de 60 años sin ningún ingreso personal se redujo notablemente, pasando en zonas urbanas del 35% al 10%”.