Ahora, la pelea de fondo de Macri: persuadir de que no hay una crisis de desempleo a una opinión pública asustada

El debate parlamentario por la ley «antidespidos» le dejó al equipo de Mauricio Macri una lección política: a veces, puede ser peor perder la pelea contra la opinión pública que contra el Congreso.

Es por eso que, más allá de lo que ocurra con el veto presidencial a la flamante ley «antidespidos», en el Gobierno reconocen que aún falta ganar la batalla cultural, en la cual hasta ahora viene en clara desventaja.


En este sentido, las encuestas son contundentes: contra lo que afirman los funcionarios, está instalada la idea de que efectivamente el país vive una crisis laboral.

Este tema es, de por sí, muy relevante, ya que impacta de modo directo en las expectativas de consumo. Y es por eso que en las filas del Gobierno hablan directamente de «contraataque».

Las principales espadas del macrismo salieron en estos últimos días a confrontar los datos surgidos desde algunos sindicatos y de filas de la oposición -con el kirchnerismo en primer lugar- que dan cuenta de despidos masivos, tanto en la administración pública como en el sector privado.