AirBnb permite cámaras en salones y cocinas: la letra pequeña que está provocando quebraderos de cabeza

Esta semana ha aparecido otra noticia más de un huésped de AirBnb que descubre, para su desdicha, que está siendo grabado. El neozelandés Andrew Barke y su familia se instalaron en el piso alquilado, y en el momento en el que el padre analizaba el estado de la red inalámbrica para conectarse a la Wifi, vio que había registrado un dispositivo más, una cámara. Allí la vieron, en el salón, grabándoles a todos.

La familia denunció el asunto y AirBnb dijo estar estudiándolo, pero sólo después de que consiguiesen hacer viral en Facebook un post personal con el tema AirBnb vetó definitivamente al anfitrión de su sistema. Habían pasado 33 días y otros 10 huéspedes por el piso del dueño “espía” sin que estuviesen al tanto.