21.1 C
Buenos Aires
miércoles 23 de septiembre de 2020
Periodismo . com

Aire embotellado de central nuclear y helados «radioactivos»: el turismo agresivo se ha apoderado de Chernóbil

Los turistas que visitan Chernóbil ya pueden comprar un falso helado «radioactivo» y frasquitos con aire de Chernóbil que cuestan 17 euros y que les permiten inhalar «el inolvidable olor de las estructuras de hormigón en desuso de la Unión Soviética, la humedad de los sótanos, mezclada con el aroma de las rosas de Pripyat».

En esta región, que quedó devastada en 1986 tras el peor accidente nuclear de la historia, la cifra de turistas ha ido en aumento en los últimos años. Este fenómeno se debe a unos niveles de radioactividad menos peligrosos, a la serie de HBO sobre el desastre nuclear que ha popularizado la zona entre una generación más joven y a una tendencia creciente a un turismo algo siniestro: ¿quién necesita Venecia cuando puedes hacerte un selfie en Pripyat?

eldiario.es  (www.eldiario.es)