12.4 C
Buenos Aires
jueves 29 de octubre de 2020
Periodismo . com

Al algoritmo de Netflix no le importa el feminismo ni la pedofilia

Cuatro nenas de 11 años arqueando la espalda en un entrenamiento de twerk. Es la imagen del póster del lanzamiento en Netflix de la película Cuties y generó una ola mundial de indignación: miles de tweets de #NetflixPedofilia, campañas de firmas en change.org, denuncias de cosificación sexual de las mujeres y memes de “puede alguien pensar en los niños”.

Cuties, ópera prima de la directora franco-senegalesa Maïmouna Doucouré, cuenta la historia de una nena musulmana senegalesa de familia tradicional que vive en París y se siente atrapada entre los valores conservadores de su entorno y la cultura de Internet. Quiere bailar y divertirse como sus amigas, pero encuentra que las redes le devuelven mandatos de belleza que la angustian.

La película (Mignonnes, que significa “lindas”, “simpáticas”) pone en debate un rango de opresiones que viven las niñas preadolescentes. Es decir, todo lo contrario a las niñas sexualizadas que vende la plataforma en una simplificación burda y dañina. Incluso la descripción en Netflix no parece escrita por alguien que haya visto la película ni le importe su contenido: “Amy tiene 11 años y se queda alucinada con un grupo de baile de chicas. Para unirse a ellas empieza a explorar su feminidad, desafiando las tradiciones de su familia”.

cosecharoja.org  (cosecharoja.org)