19.8 C
Buenos Aires
domingo 26 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

«Alberto es así»: la crisis íntima de la foto de Olivos y los cambios que le piden a Fernández

«Lo del hombre común no va más». La frase resuena en el primer anillo albertista y tiene un eco histórico que remite a uno de los mandamientos inaugurales del Néstor Kirchner, aquel de «un hombre común con responsabilidades importantes», línea que pronunció por primera vez en agosto del 2003 y repitió, luego, en otras trincheras mientras construía lo que le faltaba por, entre otras cosas, haber sido electo por 23% de los votos: autoridad presidencial.

Lo que post crisis del 2001 era un capital político es, veinte años más tarde, una especie de tormento para Alberto Fernández. El presidente habitó la cocina, la arquitectura íntima de aquel relato nestorista y quiso emularlo. Ahora, con justeza o no, la normalidad que profesa Fernández se volvió una debilidad, un rasgo de personalidad que debe corregir para -en cierto modo- empezar a ser presidente.

El affaire de Olivos, con sus imágenes y sus derivaciones puso luz donde antes había murmullos y quejas en voz baja, sobre los modos y hábitos del presidente. Su accesibilidad expresaba en la recurrente mención a que cambie el número de teléfono, sugerencia que Fernández desechó con el argumento de no dejar de ser el de siempre. Lo dijo en su primer discurso encendido post fotos de Olivos, aquello de que se olvidaba que era presidente. No quedó claro si era una autocrítica o una vindicación.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)