Alberto Fernández busca quien ponga el hombro y, sobre todo, la billetera

La reunión de empresarios, sindicalistas y representantes de movimientos sociales con el presidente electo, Alberto Fernández, para discutir políticas contra el hambre terminó con una conclusión tácita que, en las últimas horas, puso en palabras el presidente de Syngenta, Antonio Aracre. «Quedó claro implícitamente que todos vamos a tener que poner el hombro», resumió. La convocatoria cumplió con el objetivo de sentar frente a frente a quienes representan a algunos de los sectores más concentrados de la economía con quienes representan a los que no llegan a fin de mes. En el Frente de Todos consideraron muy valioso el hecho de que dirigentes empresarios como Daniel Funes de Rioja hayan escuchado de boca de sindicalistas como Sonia Alesso los reclamos de muchos niños y sus familias para que los comedores de las escuelas abran los fines de semana.

Y es que Fernández espera financiamiento además de hombros. La herencia que le dejará Mauricio Macri al gobierno entrante es demoledora no sólo por la cantidad de personas que se sumaron a las estadísticas de la pobreza y la indigencia estos cuatro años sino también por la urgencia: los comedores que reciben asistencia de ONGs denuncian que hace más de un mes que el Estado no les gira los fondos a esas organizaciones para solventar los alimentos para los miles de niños y adultos que son asistidos allí diariamente.