8.5 C
Buenos Aires
sábado 19 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Alberto Fernández, entre la ilusión y el desencanto

Veinte años no es nada, pero en este país problemático y febril un año para una gestión de gobierno es una eternidad. De mínima, es un tiempo prudencial como para hacer un balance preliminar y no sarasear en el intento.

Lo primero que hay que constatar es el naufragio de las expectativas de los intensos que habitan en ambas orillas de la famosa grieta. Alberto Fernández desilusionó a todos y todas: a quienes esperaban que emerja el “peronista racional” que rompiera con el kirchnerismo para dar un brusco volantazo a la derecha y aplicar sin mediaciones el programa del estabilshment que tan bien saben exponer Clarín o La Nación. La misma hoja de ruta que condujo a Mauricio Macri hacia donde quería ir y lo dejó en la puerta del cementerio del que hoy pretende volver como un alma en pena o como un muerto vivo. También desencantó a aquellos que creían que la moderación era una perspicaz puesta en escena táctica para ganar las elecciones, acumular poder, aumentar el volumen político y en el momento oportuno desplegar la estrategia del enfrentamiento con los poderes fácticos.

La conformación del tridente pandémico y, sobre todo, la sintonía fina con el “amigo” Horacio Rodríguez Larreta alimentaron el sueño húmedo de quienes apostaban a la primera vía. El distanciamiento con el jefe de Gobierno porteño y la disputa por la coparticipación derrumbaron la ilusión. Vicentin pareció la señal de largada en la segunda dirección, pero el retroceso en desorden frustró las fantasías depositadas en una temprana jacobinización del albertismo.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)