Alberto Fernández y el debate: un autodidacta confiado en su prédica, pero larguero

En el búnker de la calle México aseguran que dista mucho de ser el eje de sus preocupaciones, pero Alberto Fernández debió hacer un alto en su apretada agenda para ocuparse de preparar el primer debate de candidatos presidenciales que se celebrará el domingo 13 en Santa Fe, donde el candidato del Frente de Todos tendrá el desafío de ajustar su discurso a los tiempos que marca el reglamento.

Pese a que sus colaboradores más estrechos le insisten con el tema desde hace semanas, hace pocos días que Fernández cayó en la cuenta de que el debate quedaba a la vuelta de la esquina. Fiel a su estilo, decidió empezar a prepararse “solo”, en base a un informe que le armó su consultor en comunicación, Juan Courel.


El documento es una especie de guía que detalla la estructura y el formato del debate, el orden de temas y oradores, los tiempos de exposición en cada instancia y las principales posiciones de los demás candidatos en cada una de las áreas. Hasta este miércoles, Fernández no le había solicitado a ningún colaborador que lo ayudara a ensayar el evento y se había dedicado a estudiar por su cuenta. El candidato canceló las visitas a Bahía Blanca, Mar del Plata y La Plata que tenía previsto hacer a fines de esta semana para enfocarse en el debate.