Alberto y CFK comienzan la gestión con un equilibrio en el reparto del mando

Para gobernadores como Juan Manzur “el líder” es Alberto Fernández y para jefes provinciales como Gildo Insfrán, “la jefa” es Cristina Kirchner. El Presidente y la vicepresidenta electa saben que no solo gobernadores, sino también legisladores, intendentes, sindicalistas y dirigentes de movimientos sociales no responden a un único jefe político. A más de seis meses del anuncio de la fórmula presidencial, ambos admiten que el reparto del mando fue parte de la receta del triunfo y, más allá del poder formal de la Presidencia, planean seguir así y sin tensiones después del 10 de diciembre.

¿Cómo funcionará esta sociedad una vez que asuman el poder? En las oficinas de Fernández de Puerto Madero y en el Instituto Patria en el que trabaja el kirchnerismo puro no dudan de que el vínculo seguirá intacto. “Desconocer el liderazgo de Cristina no tiene sentido, pero no hay fricciones políticas porque ambos quieren ir para el mismo lado”, dicen cerca de la vicepresidenta electa.


Fernández también admite que en las negociaciones y decisiones la palabra de la ex presidenta vale más que la de otros a su alrededor. ¿Habrá doble comando entonces? En el entorno del presidente electo aseguran que eso es desconocerlo. “Es su principal consejera, pero no necesita consultarla ante cada movimiento, hay cosas de las que no hablan más allá de la mirada general que da Cristina”, aseguran.