¿Alcanza con Alberto Fernández o Pichetto para construir gobernabilidad?

Fueron jugadas en espejo, efectistas y sorpresivas. Cristina Kirchner arrasó con todo cuando nominó a Alberto Fernández como su candidato a presidente y obligó a su principal contrincante Mauricio Macri a redoblar la apuesta con la incorporación de Miguel Angel Pichetto como su compañero de fórmula.

Ninguno de los elegidos suma votos de manera directa a Juntos por el Cambio y al Frente de Todos, pero ambos -con varios pergaminos a cuesta en rosca política- tendrán hacia adelante una doble misión política-electoral que podría mejorar la performance del Presidente y la ex mandataria: cooptar a la mayor parte del peronismo alternativo de cara a octubre y generar los consensos necesarios para garantizar la gobernabilidad en caso de llegar a la Casa Rosada.


Sea quien fuere el triunfador, tendrá que lidiar con una brasa ardiente. Resolver la herencia de la herencia. El 2019 terminará con una economía en recesión de dos años consecutivos, desempleo y pobreza en crecimiento, una tasa de inflación que en los últimos 12 meses llegó al 57,3%, volatilidad cambiaria, inestabilidad económica y endeudamiento público. A esto se le suma el festival de corrupción y la larga lista de problemas estructurales que dejó el kirchnerismo.