22 C
Buenos Aires
lunes 12 de abril de 2021
Cursos de periodismo

Alfredo Lijo: el operador del poder que vendía empanadas en Villa Dominico

Alfredo Lijo era conocido por casi todos los vecinos de Villa Dominico. Familia de clase media baja, padre policía y madre ama de casa, «Fredy» vendía empanadas en la calle y en los clubes de barrio de Avellaneda. Como no le fue bien, empezó a hacer changas con una furgoneta. Y hasta fue patovica.

Empezó a levantar cabeza antes de los 30. Su hermano Ariel, ya cuñado del juez Gabriel Cavallo, le consiguió un puesto en un Registro Automotor del conurbano. Rindió a las apuradas las materias pendientes del secundario y se anotó en abogacía. Se recibió en la nocturna de Lomas de Zamora en tiempo récord, pudo reconstruir LA NACION después de hablar con una docena de fuentes de la política, la Justicia y la hípica en los últimos dos meses.

Los contactos le hicieron subir otro escalón. Su hermano, Ariel Lijo , fue nombrado juez en 2004. De la mano de Javier Fernández, el principal operador de la Justicia del kirchnerismo, tuvo un cargo menor en la Auditoría General de la Nación. Pero su grupo de amigos lo necesitaba con más protagonismo, aunque en las sombras. Su hermano ya era magistrado federal, pero «Fredy» miraba con admiración al juez Gabriel Cavallo, su «maestro» como operador judicial, tal como siempre lo recuerda públicamente.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)