Algunas víctimas de violencia sexual en Estados Unidos ahora temen tanto a sus abusadores como al gobierno

El marido de Cristina la golpeó y amenazó durante años, pero no fue sino hasta 2016 que también comenzó a temer por la seguridad de sus hijos pequeños. Con renuencia, reportó a su pareja y presentó una denuncia ante la policía.

Cristina, quien llegó a Estados Unidos proveniente de México en su adolescencia, durante los ochenta, comenzó los trámites para solicitar una visa especial para víctimas de abuso que la colocaría en el camino a la ciudadanía. Sin embargo, le dijo a su abogado en marzo que ya no quería seguir adelante con la solicitud. Tenía demasiado miedo, dijo, pero esta vez no solo de su marido, sino del gobierno estadounidense.


“Me da miedo que me encuentren”, dijo en una entrevista Cristina, quien vive en un suburbio de Los Ángeles y pidió que no se usara su apellido.