Amazon quiere que cualquier conductor pueda trabajar como delivery de la empresa

Amazon no para. No solo quiere llegar a sus clientes a través de drones o un botón en un electrodoméstico, sino que ahora también busca que los ciudadanos puedan volverse en repartidores por el tiempo que deseen y por la cantidad de paquetes que quieran repartir. Se trata de Amazon Flex, un nuevo servicio que trata de imitar el servicio de delivery de Uber.

Los conductores que trabajarán para la empresa cobrarán entre US$ 18 y US$ 25 por hora pero deberán llevar su propio auto y un celular con Android para comunicarse.


El trabajador podrá elegir entre trabajar en lapsos de dos, cuatro u ocho horas. “Sé tu propio jefe: repartí lo que quieras, cuándo quieras”, es el slogan con el que Amazon busca persuadir a futuros conductores.