viernes 17 de agosto

Amazon suma un nuevo enemigo

Amazon crece al mismo ritmo que suma enemigos. Las cadenas clásicas de distribución ven al gigante del comercio online como un calamar vampiro que quiere quitarles el negocio con sus largos tentáculos. Los pequeños comerciantes también ven con preocupación la rápida expansión de la empresa de Jeff Bezos. Es una competencia feroz. La compañía de comercio electrónico es la gran beneficiada del cambio de hábitos de consumo tras la irrupción de Internet y la más voraz. Controla el proceso de compra de principio a fin y no deja margen a la competencia.

En las últimas semanas, Amazon ha sumado un nuevo enemigo: Donald Trump. El presidente de EE UU ha lanzado tuits envenenados contra esta compañía. Le acusa de tres cosas: de arruinar a miles de comerciantes, de no pagar los impuestos que debería y de causar enormes pérdidas al Servicio Postal. Y este intento por neutralizar su poder, lo adereza acusando a la compañía de utilizar el The Washington Post, propiedad de Bezos, como una máquina para influir en política.


Pero Amazon no es cualquier cosa. Se convirtió en la segunda empresa cotizada de Wall Street justo antes del último ataque de Trump. Esta bestia corporativa alcanzó hace tres semanas un valor de 767.700 millones de dólares (627.287 millones de euros) en Bolsa, en una reñida carrera con Apple, Google y Microsoft por llegar al billón. Aunque el ataque de Trump le provocó una perdida del 12% de su valor, tenía acumulado una apreciación del 55% en los últimos 12 meses.

Dejar un comentario