Amenaza Espert: anatomía del ultra que desvela a la Casa Rosada

Cuentan que el ecuatoriano Jaime Durán Barba, ideólogo de Cambiemos tal y como se lo conocía antes de la peronización, tiene dos ideas rectoras para explicar qué deben entender los dirigentes si quieren seducir electorados: que la política que viene es de las mujeres y que, en general, las sociedades modernas detestan a los políticos.

Sobre esta última idea se edificó el hoy deseado castillo de los libertarios, el movimiento que lleva a José Luis Espert como precandidato presidencial. El economista, que hoy concentra, según los consultores, entre tres y cinco puntos de intención de voto, representa el curioso caso del nacimiento y la consolidación en los medios de comunicación de una fuerza de derecha, con ideas económicas de la escuela austríaca y fuertes contrastes con los partidos tradicionales.


En poco tiempo, Espert pasó de la mesa del programa Animales Sueltos y los videos caseros criticando al kirchnerismo y al macrismo, a ser una preocupación real de sus impensados rivales. Nadie había estimado las dimensiones del fenómeno hasta que Mauricio Macri instruyó a su compañero de fórmula, Miguel Pichetto, a erosionar las fuerzas aliadas al partido Despertar, un juego de palabras con el propio apellido de Espert.