América Latina, el aliado más inesperado de Donald Trump

Al presidente de México lo llama «socio extraordinario». Con los de Guatemala, Honduras y El Salvador pacta endurecer las normas de migración. Y de su par de Brasil recibe puros elogios.

Del norte al sur de América Latina, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha encontrado una receptividad llamativa para impulsar su agenda política, migratoria, comercial o de seguridad.


Ese nivel actual de cooperación contrasta con los retos que Trump enfrenta en su propio país y en otras partes del mundo, como Europa, Medio Oriente o Asia, y con los temores de tensiones hemisféricas que despertaba cuando asumió.