16.9 C
Buenos Aires
sábado 24 de octubre de 2020
Periodismo . com

Ámsterdam ha encontrado una solución para su problema con los coches. Meterlos bajo el agua

Dos externalidades negativas han obligado a todas las grandes ciudades de Europa a revisar su relación con el vehículo privado, tan idílica hasta hace unos pocos años. Por un lado, la contaminación. Y por otro, el espacio urbano. Este último aspecto suele sintetizarse en peatonalizaciones o construcción de carriles ciclistas. Pero también en la reducción del número de aparcamientos disponibles.

Sucede que los residentes del centro de las ciudades tienen coche. Y no siempre garaje, dado que escasean. ¿Cómo acomodarles?

magnet.xataka.com  (magnet.xataka.com)