domingo 9 de diciembre

Anarquistas, el nuevo enemigo público

Dos artefactos explosivos caseros, de esos que se pueden fabricar mirando tutoriales en internet. Uno explota frente a la tumba de Ramón Falcón. La única herida es la mujer que intentaba detonarlo. Queda internada y su compañero es detenido. El otro artefacto -que cae debajo del auto del juez federal Claudio Bonadío- no llega a explotar y la policía atrapa al supuesto responsable. Resultado: el gobierno nacional, con el apoyo de la Justicia Federal, lanza la cacería mediática y policial. Patricia Bullrich habla de grupos organizados y de “violencia extrema” y la policía allana casas anarquistas y el ateneo de Constitución, donde está el archivo sobre anarquismo más importante de América Latina.


Dejar un comentario