jueves 19 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Animales que ayudan: cada vez más caballos y perros son usados en terapias

El 7 de agosto de 2013, mientras vivía en Singapur, a María Masino le diagnosticaron, por una colonoscopía, cáncer de colon en fase cuatro, con metástasis en el hígado y pulmón. Tenía 38 años. «En una carrera contra la muerte, me operaron desde las 12 de la noche hasta las cinco de la mañana», recuerda.

Tras el post-operatorio, volvió a instalarse en Buenos Aires luego de trece años en el exterior, para comenzar con su tratamiento oncológico. «Cuando llegué, no tenía posibilidades de sobrevivir: ni siquiera un 1% de chances de llegar a una segunda cirugía. Los primeros tres meses de la enfermedad fueron muy oscuros, no había ningún vínculo social que me pudiese sacar del pozo», cuenta María, que hoy tiene 40 años y es mamá de Sophia, de cuatro. «De a poco, fui escuchándome, haciendo una purgación entre lo que me hacía bien y mal. Y una de las cosas que siempre me hizo mucho bien, fue el contacto con los caballos». Su papá, Anselmo, había sido veterinario de caballos de carrera; y, desde muy chica, ella lo acompañó en su trabajo. Aunque era una amazona experimentada, su enfermedad le impedía volver a saltar (su gran pasión), y decidió empezar con equinoterapia en el Hipódromo de Palermo. «Desde ese momento, los caballos fueron mi pulsión de vida», asegura con voz firme.

Las intervenciones asistidas con animales (IACA) – aquellas que intencionalmente incluyen o incorporan animales como parte de un proceso terapéutico, paliativo, psicoeducativo, pedagógico, lúdico o ambiental- son una tendencia que, en los últimos años, creció de forma notable, abarcando diversos ámbitos. Así lo explica Susana Underwood, veterinaria, coordinadora del Programa Discapacidad y Universidad de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y docente responsable de la cátedra de IACA en la Facultad de Veterinaria.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)