Apertura de las sesiones ordinarias: paisaje de una República artificial

Más de 4.000 policías de la ciudad, otros 500 gendarmes, 2.400 metros de vallas y 21 empalizadas en las esquinas: todo eso tuvo que disponer el Presidente para no tener cerca a Elena. La mujer no parecía peligrosa, estaba parada en los alrededores del Obelisco con una olla vacía y una cartulina escrita con marcador que decía “Macri, ¿y la pobreza cero?”.

Los movimientos sociales no pudieron pasar de la Avenida Corrientes y 9 de Julio. Y allí estuvieron, varios millares de chicos y grandes con cara de no ver hace rato una lluvia de inversiones. Nadie escuchó el discurso de apertura de las sesiones ordinarias, por eso fui yo el que le dije a Elena que la AUH aumentaría un 46%. Ella, con tres hijos, hizo rápido las cuentas y calculó que “es medio kilo de carne, una leche y seis panes por día”.