sábado 21 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Apoyar a Rusia solo puede aislar aún más al régimen cubano

Días después de que Rusia invadiera Ucrania, Pablo Enrique Delgado Hernández, activista cubano por los derechos humanos, intentó dejar unas flores en la embajada ucraniana en La Habana como gesto de solidaridad con ese país. Al llegar a los predios del lugar fue inmovilizado por varios guardias —cubanos— de protección del servicio diplomático. A Delgado no le permitían colocar ni en la acera ni en el suelo ni siquiera en un árbol frente a la sede, el pequeño ramo de rosas que llevaba. Gracias a que Iryna Bilyk, tercera secretaria del consulado ucraniano, salió a su encuentro, el activista pudo cumplir su cometido. “Si el régimen permitiera al pueblo expresarse, esta Quinta Avenida [calle de la embajada] nos quedaría chiquita, porque los cubanos entendemos que Ucrania es el país agredido”, le dijo Delgado Hernández a la diplomática, según 14ymedio.

El entendimiento general de que Ucrania es la víctima en esta guerra, no es necesariamente lo que sucede en Cuba. De ahí que las declaraciones de Delgado intenten desmarcar el sentir del pueblo cubano con el del régimen, pues el castrismo tiene en Rusia a uno de sus únicos aliados internacionales. Por ende, en este conflicto, para mantener a salvo esa relación estrecha, han decidido alinearse con Vladimir Putin.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)