martes 19 de febrero

Apoyo de Rosneft a Maduro: qué intereses tiene la petrolera rusa en Venezuela y cómo afecta a la crisis política en el país

A cambio de préstamos y rescates financieros, Rusia adquirió intereses estratégicos en Venezuela durante los últimos años.

Por eso, cuando Washington impuso sanciones a la petrolera estatal venezolana PDVSA, el golpe llegó directamente a Moscú.


Con la economía venezolana devastada por cinco años de recesión, el gobierno de Nicolás Maduro ha recurrido cada vez más a Rusia en busca del dinero y el crédito que necesita para sobrevivir, ofreciendo a cambio preciados activos petroleros estatales.

A través de la estatal Rosneft, la mayor empresa de energía rusa, Moscú adquirió parte de la propiedad de varios campos de crudo venezolanos: Petromonagas (40%), Petromiranda (32%), Petroperijá (40%), Boquerón (26,6%), Petrovictoria (40%) y Junín 6 (más del 30%).