Apple y la moda parecen haber llegado al fin de su romance

La llegada repentina de un mar de gente glamurosa que no es experta en tecnología a un centro tecnológico en California. Quejas acerca de los acuerdos de confidencialidad. Miradas furtivas y emocionadas. Rumores acerca de alguna tecnología disruptiva. Un momento de suspenso antes de un anuncio aún secreto que sacudirá a la industria.

¿Les suena familiar?


No es la descripción de lo que pasó el 25 de marzo en el evento de Apple en Cupertino, cuando la empresa develó sus nuevos programas de televisión y servicio de video (entre otras cosas). Es una descripción de lo que pasó el 9 de septiembre de 2014 cuando se develó el Apple Watch en Cupertino. Para los que recordamos ese día, la espera que culmina esta semana nos ha hecho sentir un déjà vu espeluznante.