13.9 C
Buenos Aires
sábado 8 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

Aprestos para un verano eléctrico

El martes, mientras su país volvía a encerrarse a regañadientes por el severo rebrote europeo de Covid-19, la canciller Angela Merkel recibió una carta firmada de puño y letra por Alberto Fernández. El Presidente le hacía saber la «considerada relevancia» que le asigna a Chihuido, una represa en Neuquén presupuestada en U$S 2.200 millones, de los cuales la agencia estatal de fomento Euler Hermes ofrece financiar U$S 1.850 millones si las turbinas las provee la alemana Voith Hydro. Es un viejo proyecto que movilizaría 3 mil empleos directos y 7 mil indirectos; un anillo al dedo para una economía frágil y una campaña electoral todavía sin mucho argumento.

La carta había sido un pedido expreso de los contratistas locales asociados a esa fábrica de generadores, Eduardo Eurnekian (Helport) y Hugo Dragonetti (Panedile), que ya se adjudicaron la obra junto a Juan Chediack y Gustavo Weiss (Eleprint). Los alemanes empezaban a impacientarse. En febrero, en su último viaje antes de la cuarentena, Fernández había reflotado con Merkel el proyecto y comprometido su apoyo. A ella le interesa especialmente que sus compañías pongan un pie en Latinoamérica para disputarles el mercado a competidores chinos y rusos. Pero después la licitación se empantanó.

baenegocios.com  (www.baenegocios.com)