miércoles 17 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

Aquel muchachito de la UCeDé que va por todo el poder en el peronismo

Sergio Tomás Massa, 50 años, hijo de Alfredo, constructor peronista, y de Alicia, ama de casa antiperonista. Hermano de Liliana, psicóloga. Vivió en San Andrés, partido de San Martín; egresó del Agustiniano, un colegio católico, en el albor de los noventa, cuando ya militaba en la UCeDé. Se anotó para abogado en la Universidad de Belgrano y dejó antes de terminar: la vida política lo sedujo más que la universidad. El título, igual, lo tiene. En 2013 aprobó con un 9 Derecho Laboral y Seguridad Social, materia que adeudaba, y asumió la banca de diputado con el diploma de estreno. Casado desde 2001 con Malena Galmarini, hoy presidenta de Aysa, tiene dos hijos. Si juega al fútbol, pide ir al arco porque, dijo una vez, “se ve todo el partido y ordenás distinto la cancha”. Y quizás ahí está la clave.

Cuando todo arde, Massa está ocupado en cosas sencillas: un asado, en la cancha, en una reunión familiar. Cuando Martín Guzmán renunciaba al cargo de ministro de Economía, el asistía al empate la tarde de Tigre contra Talleres, por ejemplo. Esa tarde, la del sábado 2 de julio, fue el principio del fuego. El reemplazo fue anunciado al día siguiente, el 3, y la ungida fue Silvina Batakis. El nombre de Massa, sin embargo, fue el que más piezas bailó en la danza de nombres. El incendió ocurrió en la semana: corrida bancaria, “temor de los mercados”, suba del riesgo país. ¿Leña al fuego? Remarcación de precios“ por las dudas” y 5,3% de inflación en junio. ¿Más leña? El dólar blue, récord: casi 350 pesos. Massa estaba sin estar. Que los gobernadores pedían por él, que los mercados pedían por él. Y Malena Galmarini, su esposa, tuiteó que justo revisando su carpetas de fotos en el celular dio con un video en el que… Alberto Fernández le dio a Massa el ministerio de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura, Ganadería y Pesca. Entre la renuncia de Guzmán y la designación de Massa pasaron 27 días. Los y las argentinas deberíamos calcular nuestra edad en “años perro”.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)