lunes 28 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

Argentina: cuando el odio tiene altavoz

Desde hace años, pantallas, prensa y radios de la Argentina definen a Cristina Fernández de Kirchner como una mujer “mala”, “una psicópata que cree en sus delirios”, “la ladrona más grande de la historia”, “una pobre vieja enferma sola y peleando contra el olvido”, “una mierda”. Dirigentes kirchneristas son referidos por su parte como “una banda que vino a robar un país entero”, “una desgracia”, “nostálgicos de los que ponían bombas en los setenta”. Algunos referentes mediáticos muy escuchados arriesgan que los familiares de desaparecidos hicieron “un negocio con los derechos humanos”. Uno llegó a decir que Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo, “va a tener que decir cuánta guita hay detrás de cada encuentro de un nieto [de los 130 que recuperaron su identidad tras ser robados por la dictadura]”.

Esas citas textuales son un muestrario de un repertorio frecuente y expandido. Quienes llevan a cabo protestas económicas, políticas o sociales reciben calificativos como “negros de mierda”, que “laburan de piqueteros, muchos no son argentinos”. Víctimas de violencia institucional que perdieron la vida, como los jóvenes Santiago Maldonado o Rafael Nahuel, son descritos como victimarios, mientras los funcionarios a cargo de la represión son enaltecidos. El panorama incluye frases que suenan a amenaza: “Van a correr”, “la gente en la calle dice ‘los quiero matar’”, “van a perder y van a desaparecer”.

coolt.com  (www.coolt.com)