Argentina ya «fabrica» mosquitos estériles para combatir el dengue

La posibilidad del mosquito Aedes aegypti de transmitir enfermedades sin vacunas ni tratamientos específicos como dengue, zika y chikungunya y el aumento de la resistencia de este vector a insecticidas, lleva a buscar nuevas alternativas para controlar su creciente población, como la «fabricación» en laboratorios de mosquitos machos estériles.

“La técnica del insecto estéril (TIE) propone esterilizar a través de radiación al insecto que se quiere controlar, en este caso los mosquitos machos. Así se biofabrican insectos en laboratorio a gran escala que luego se liberan en el campo donde copulan con las hembras pero no dejan descendencia, por lo que en sucesivas liberaciones se va disminuyendo la población de mosquitos”, explicó Mariana Malter Terrada, jefa de la División Aplicaciones Agronómicas del Centro Atómico Ezeiza de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).


Esta técnica se usa desde hace años en Argentina en la mosca de los frutos (ver recuadro). En los mosquitos “la importancia que tiene no es agronómica sino sanitaria pero los principios de la metodología que se utilizan son los mismos”, indicó Malter Terrada, como para despejar dudas sobre la seguridad del uso de esta tecnología. Por esa razón, el Organismo Internacional de Energía Atómica de las Naciones Unidas comenzó a promover el desarrollo de la TIE para los mosquitos.