10.4 C
Buenos Aires
jueves 13 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

Asalto al Banco Río, un robo del siglo que no fue como lo contaron

La tentación siempre fue enorme. El caso generó tal magnetismo que no daban ganas de encontrarle grietas. Actuaciones inspiradas, la ilusión de un asalto frustrado, una toma de rehenes y una supuesta entrega inminente. Todas escenas para ganar tiempo. Debajo, lo que ninguno imaginaba. Un cañón hecho a medida para reventar cajas, una obra de ingeniería para huir en bote. Y hasta un cartel de despedida. Después fueron películas, libros, series, miles de horas de tevé y litros de tinta. Pero cuando se cumplen 15 años del Robo del Siglo, en el Banco Río de Acasusso, aparecen testimonios que cuestionan la versión de la banda, el relato que se contó hasta ahora y que nunca fue contrastado. “Sin armas ni rencores”, decía el mensaje que dejaron al partir por el túnel. Algunas de las víctimas que nunca aparecieron en público cuestionan bastante la verdad de esa frase.

El entonces oficial Walter Serrano estaba en el búnker del subsuelo de la sucursal. Miraba las pantallas de las cámaras de seguridad y de repente vio entrar a un tipo con un gorro y una peluca rubia, con un delantal largo y una escopeta debajo. Cambió de cámara y apareció otro con una camisa color salmón y una pistola. De inmediato tocó la alarma para dar aviso a la Departamental. El del guardapolvos bajó y comenzó a golpear los barrotes de la reja con su arma. Le dijo que saliera, pero él se negó. “Fue entonces que un hombre disfrazado con un traje gris bajó a la jefa de la sucursal. Le puso la cara contra el blindex y le apuntó a la cabeza. ‘Abrís o la mato’, me dijo el ladrón. Yo no quería abrir, me resistí. Hasta que ella me rogó: ‘Walter, por favor, hacele lo que dice, quiero disfrutar a mi nieta’”. Se hizo silencio y se escuchó la cerradura. Serrano abrió. Los ladrones tenían el camino allanado para ir hacia las cajas de seguridad. El del delantal era Beto de la Torre, el del traje gris, el uruguayo Mario Vitette, los dos que controlaban la situación y a los rehenes. Para subirlo a la parte de arriba, a Serrano le apuntaron y dice que pudo ver dos armas.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)