martes 13 de noviembre

Asbesto en subtes: un peligro bajo tierra

¿Cuánto tiempo se pueden guardar bajo tierra algunas verdades? ¿Y si se trata de un asunto público que afecta a millones de personas? La noticia salió a la luz a comienzos de año y luego quedó sepultada entre el silencio y la complicidad de las autoridades: en el subte de Buenos Aires circulan formaciones que contienen asbesto, un componente mineral que produce distintos tipos de cáncer por la sola exposición a sus partículas en el aire. Son formaciones que utilizan a diario los pasajeros de las líneas B, C y E de la red porteña.

Debido a sus propiedades aislantes y de resistencia al calor, el asbesto (o amianto) fue utilizado durante siglos en electrodomésticos, materiales de construcción, envases y productos industriales varios, pero luego se comprobó su efecto cancerígeno y fue prohibido con aval de la OMS y la OIT.


Si bien en Argentina rige su prohibición desde 2003, el Gobierno porteño compró sin licitación previa al Metro de Madrid, entre 2011 y 2013, casi 100 vagones que contienen asbesto en algunas de sus piezas y que estaban fuera de circulación en España. Son los modelos CAF 5000 y CAF 6000, utilizados en la Línea B. Cuando en febrero se conoció la noticia, en Buenos Aires salieron de circulación los CAF 5000, pero los CAF 6000 (con cierre hermético de puertas y aire acondicionado) siguieron operativos.

Dejar un comentario