jueves 19 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Así es el coworking que reúne refugiados y creativos ucranianos

A pocos metros de la sede de Naciones Unidas en Moldavia, una vía estrecha lleva a un moderno edificio de color marrón. No se ve desde la calle, se llega a él a través de una ruta escondida. Pero sin duda llama la atención su forma. También que en las escaleras un grupo de jóvenes adolescentes se está haciendo una foto de grupo. Todos parecen artistas o diseñadores. Artcor, ubicado en Chisináu, la capital moldava, reúne a la comunidad creativa de este país y, desde que estalló la guerra en Ucrania, también se ha convertido en un espacio de coworking para los refugiados ucranianos.

Desde el inicio del conflicto, este lugar también es algo parecido a un refugio para Natalia Kovríguina. Natural de Odesa, esta ucraniana de 39 años tardó 17 horas en cruzar la frontera de Ucrania a Moldavia el pasado 26 de febrero. Vino con su marido, su hermana mayor y sus dos hijos de 8 y 10 años. Natalia es freelance y trabaja como copywriter para varias empresas, su marido es director de marketing. Su hermana está en una empresa tecnológica de atención al cliente. Los tres han empezado aquí su vida de nuevo y trabajan todos los días en este espacio de coworking.

hipertextual.com  (hipertextual.com)