11.2 C
Buenos Aires
miércoles 12 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

Así es la vida de Donald Trump después de Washington

“Todos los caminos republicanos llevan a Mar-a-Lago”, aseguraba recientemente el portavoz de Donald Trump, Jason Miller. La actual residencia del expresidente, conocida durante su Administración como la Casa Blanca del sur, se ha convertido en centro de peregrinación de donantes y políticos conservadores en busca de la venia del neoyorquino. Desde que acabó su mandato, Trump, acompañado de su familia, se ha recluido en Palm Beach (Florida) para dar una vuelta a sus planes profesionales y jugar al golf. Apenas ha participado en eventos públicos, pero se las ha ingeniado para dejarse querer y aclarar a los suyos quién manda en el partido.

De hecho, Mar-a-Lago es la vía más directa para aquellos multimillonarios dispuestos a abrir sus billeteras e impulsar las campañas de los republicanos con vistas a las elecciones legislativas de 2022, donde intentarán arrebatar a los demócratas la mayoría en las cámaras. Congresistas, senadores y gobernadores republicanos han mantenido diversas reuniones con Trump en estos meses con ese objetivo. Además, al menos una decena de candidatos a los comicios del próximo año han organizado actos para recaudar fondos en propiedades del expresidente, siempre con la esperanza de que este se deje caer en algún momento. A veces eso ocurre y da discursos de media hora o más. También hace apariciones en bodas de hijos de amigos. En todos los casos agita el infundio del fraude electoral, entre vítores y selfis, reivindicando su supuesto triunfo en las elecciones que ganó el presidente Joe Biden.

elpais.com  (elpais.com)