viernes 16 de noviembre

Así funciona el mito de la gente que llega a muy vieja pero que no se plegó a los hábitos saludables

“¡Pues mi abuela se fumaba todos los días una cajetilla de tabaco y vivió hasta los noventa y seis años!”. Si alguna vez has escuchado una frase similar sabrás que hay personas que, aunque jamás tuvieron en cuenta unos hábitos saludables, su vida fue larga y ¿próspera?. O eso les parece a aquellos que los utilizan como ejemplos. ¿Qué hay tras estas vidas? ¿Fue la salud la que acompañó estos ejemplos o tal vez nos engañamos para ver en la excepción una norma? Hemos tratado de darle sentido a esta actitud consultando con varios psicólogos y revisando qué sabe la ciencia actual sobre la salud. Estas son nuestras conclusiones.

Hasta la fecha, la persona más longeva de la que tenemos conocimiento fue Jeanne Louise Calment, quien nació en 1875 y vivió hasta los 122 años, nada menos, dejando su marca en El libro Guinness de los récords. Y, curiosamente, esta mujer fumó dos cigarrillos diarios desde sus veintiún años y hasta los 117. Calment también decía usar aceite de oliva en casi todo lo que comía y, aún más curioso, beber vino de Oporto y comer alrededor de un kilo de chocolate a la semana.


Dejar un comentario