domingo 16 de diciembre

Así intoxica la ultraderecha en YouTube con su ideología… y además gana dinero

Mientras los medios hemos dedicado mucho tiempo en denunciar los bulos, las manipulaciones y los mensajes tóxicos en redes como Facebook o Twitter —como las llamadas ‘fake news’ que han llegado a condicionar la agenda política en todo el mundo—, un estudio publicado esta semana muestra cómo YouTube —propiedad de Alphabet, matriz de Google—aparece descrita como una plataforma efectiva para difundir mensajes extremistas, racistas y de odio, y con el incentivo extra de poder monetizarlos.

El informe, elaborado por la investigadora especializada en manipulación mediática y desinformación Rebecca Lewis y publicado en Data and Society (en donde el pasado año publicó otro completo estudio sobre los efectos de la distribución de noticias falsas), refleja cómo la popular plataforma de vídeo se ha convertido en un caldo de cultivo para radicales de extrema derecha.


Así, se indica que ideas como el nacionalismo, el racismo y el antifeminismo encuentran en YouTube un creciente espacio de influencia, y no sólo a causa del algoritmo de recomendación del propio servicio, como ya mostró el diario The Guardian en febrero de este año.

La autora del estudio analiza cerca de 65 académicos, personajes mediáticos y ‘youtubers’ en 81 canales, que forman lo que Lewis describe como una “red de influencia” que promueve un amplio rango de posturas ideológicas derechistas y reaccionarias, y que se erige en una “alternativa” a los medios de comunicación convencionales.

Y lo hacen no bajo una apariencia de credibilidad, sino de “autenticidad”: a menudo aparecen como víctimas de una persecución ideológica (algunos se quejan de que les censuran por ser ‘políticamente incorrectos’) y con un cierto halo contracultural, en contraste con los medios tradicionales: constituyen lo que la autora bautiza como Alternative Influence Network (Red Alternativa de Influencia).

En su informe, Lewis analiza no sólo qué dicen sino cómo se relacionan entre ellos. Y, lo que es más importante, cómo han logrado conectar de manera íntima con sus audiencias.

Dejar un comentario