miércoles 19 de diciembre

Así persiguen a los senegaleses en Buenos Aires

Mademba Leye viajó 40 días para llegar a Argentina. Tenía 28 años cuando se subió a un avión en Dakar, la capital de Senegal, rumbo a España. Después voló a Ecuador, cruzó a Perú en la caja de un colectivo y esperó seis días el traslado a Brasil. De ahí directo a Buenos Aires. El viaje le costó 8500 dólares. En el camino dos amigos fueron asesinados en un intento de robo.

Mademba vive en una pensión de Congreso y vende relojes y anteojos de sol en Lima y Brasil, afuera de la estación de trenes de Constitución. Ahí lo detuvieron en septiembre del año pasado mientras trabajaba. En ese mismo lugar ayer la Policía de la Ciudad detuvo a cuatro amigos y compatriotas suyos: Aabdou Ndiaye, Alé Jall, Ibra Kall y Modou Mbaye.


La misma rutina policial: les sacaron la mercadería y los trasladaron a la comisaría. Les abrieron causas por infringir el artículo 83 del Código Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires, referido al uso indebido del espacio público, violación de la ley de marcas -un delito de competencia federal- y resistencia a la autoridad. También se llevaron detenidos a un vendedor ambulante argentino y a dos compañeros del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) que intentaron defenderlos.

Dejar un comentario