Así se muestran las malas noticias cuando no las podés contar

En la escena, la editora, junto al resto de los redactores, piensa en voz alta los posibles títulos para presentar las temáticas en distintas notas.

Lo llamativo del absurdo enfoque de las frases que se le ocurren es que todas fueron extraídas de títulos verdaderamente publicados en los medios argentinos más leídos.


Por ejemplo, en un primer momento el nuevo redactor propone hablar de los índices crecientes de indigencia, a lo que la editora elabora el título: “Pasiones argentinas: la decencia de los que buscan entre la basura”.