domingo 23 de septiembre

Asustados, confundidos y sin saber inglés: los inmigrantes en los tribunales estadounidenses

En la película italiana La vida es bella, el propietario de una librería judía usa recursos ingeniosos para distraer a su hijo de la espantosa realidad que viven como prisioneros en un campo de concentración nazi.

Hace poco me encontré en una situación igualmente espeluznante y devastadora, y recordé la película.


Como abogados del proyecto Texas Civil Rights, mi equipo ha estado trabajando a contrarreloj para documentar cientos de casos de niños separados de sus padres desde que el gobierno de Donald Trump inició su política migratoria de tolerancia cero. Con esa política, el gobierno acusa a cada inmigrante detenido en la frontera por ingreso ilegal, un delito menor, sin importar si están escapando de la violencia, buscan asilo o viajan con niños.

Antes de la política de tolerancia cero, los funcionarios de inmigración y el Departamento de Justicia ejercían su criterio respecto a si debían presentar cargos contra ciertos inmigrantes y personas que buscaban asilo, en particular quienes viajaban con niños o se encontraban en alguna circunstancia especial.

Dejar un comentario