martes 27 de septiembre de 2022
Cursos de periodismo

Atentado a Cristina Kirchner: los puntos oscuros de la investigación

Desde el punto de vista judicial, está probado que el grupo que rodeaba a Fernando Sabag y Brenda Uliarte estuvo frente a la casa de Cristina Kirchner, en la esquina de Uruguay y Juncal, los días 23, 27, 28, 30 y 31 de agosto. Al día siguiente, el 1 de septiembre fue el ataque. Un informe de la Dirección Judicial de Delitos Complejos (Dajudeco), que analizó el entrecruzamiento de llamadas, confirmó que los celulares de Sabag, Uliarte y Gabriel Carrizo, otro miembro del grupo, estaban frente al domicilio de la vicepresidenta el día del atentado. En el espionaje previo, algunas veces estuvieron camuflados como vendedores de copitos de nieve: impresiona ver al propio Sabag, el sábado 27, transitando de un lado a otro de la esquina, simulando ser vendedor (hay una imagen de C5N). O el 28, parado sin copitos, contra una de las paredes de los edificios, pero observando, seguramente tratando de establecer qué medidas de seguridad rodeaban a la vicepresidenta y cuántas personas la protegían. Ese día también estaban Uliarte y otro integrante del grupo, Gabriel Carrizo. En un sector de los investigadores hay tres ansiedades. La primera, no entienden cómo la jueza María Eugenia Capuchetti no avanza sobre el grupo teniendo tanta evidencia de que hicieron inteligencia en los días anteriores al atentado. En el juzgado afirman que buena parte de las imágenes todavía no las tienen. La segunda ansiedad está relacionada con el grupo Revolución Federal que aparece en escena en varias oportunidades, algunas con la presencia de Brenda. La organización negó tener relación con el ataque. Pero, además, se trata de identificar si alguien instigó y/o manipuló al grupito. El tercer punto es el análisis de la información que surge de todas las cámaras de seguridad y del celular, ahora desencriptado, de Uliarte. Entraron al juzgado ocho CD con imágenes que consiguió la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que, además, está trabajando con las comunicaciones. Mientras tanto, la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos -organismo que depende de la Corte Suprema- estudia los llamados entrantes y salientes y, en especial, dónde estaban los celulares de cada integrante del grupo.

pagina12.com.ar  (www.pagina12.com.ar)