Aunque ahorren los atascos, las apps de navegación están empeorando el tráfico de las ciudades

Hubo un tiempo no demasiado lejano en el que desenvolverse por la ciudad a lomos de un automóvil obligaba a conocer el callejero al dedillo. La memoria, tan útil en el pasado, ha sido sustituida hoy por aplicaciones que facilitan la navegación y mapas multimedia que ofrecen información inmediata sobre el estado del tráfico. Waze o Google Maps han simplificado la conducción. Calculan por dónde debemos conducir para llegar antes a nuestro punto de destino.

Desde un punto de vista individual, son una bendición. Desde el colectivo, no tanto.