sábado 4 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Balance del primer año de Tiempo Argentino gestionado por sus trabajadores

El 24 de octubre se decretó la quiebra de Balkbrug SA, la empresa que Sergio Szpolski y Matías Garfunkel usaban para imprimir Tiempo Argentino hasta febrero de 2016. El logro, una vez más, fue de los trabajadores que armaron una cooperativa para hacer periodismo. La fecha del dictamen se produjo justo a 18 meses de la primera edición autogestionada, y seguramente no somos los únicos que aún nos emocionamos al recordar la respuesta del canillita aquel día contando que el diario estaba agotado.

Sucede que Tiempo es mucho más que un medio. Es una empresa recuperada por sus trabajadores ante un vaciamiento. Es una respuesta colectiva al avance de una ideología individualista. Es una apuesta a un periodismo sin patrones ni condicionamientos editoriales. Es la confirmación de que el oficio no está en crisis, sino el modelo de negocio que lo sostenía hasta aquí.

Justo esta semana la asamblea de Tiempo aprobó el balance de su primer año completo bajo gestión cooperativa y en los fríos números también se expresó el valor de esta experiencia. Durante este período, siete de cada diez pesos que ingresaron a la cooperativa fueron aportados por los lectores. Esa es la principal garantía de independencia editorial que cualquier medio puede tener.

Otro dato significativo es que el 66% de los ingresos fueron destinados al pago de los retiros de los trabajadores. Casi todo lo demás se invierte en la edición papel de los domingos y otros gastos derivados de las coberturas periodísticas.

tiempoar.com.ar  (www.tiempoar.com.ar)