Balbín quería dictaminar sobre Avianca, Autopista del Sol y Odebrecht

Antes de dejar el cargo de procurador del Tesoro, Carlos Balbín no sólo dejó un dictamen en contra del acuerdo por el que el gobierno de Mauricio Macri había aceptado una fuerte quita de la deuda a la ex concesionaria Correo Argentino propiedad de sus hijos, hermanos y sobrinos. Su sucesor, Bernardo Saravia Frías, se ha encontrado con que le ha quedado pendiente terminar un sumario administrativo sobre el caso del Correo y una propuesta de nuevo convenio con los Macri. Una vez que se conozca esa proposición, la Sindicatura General de la Nación (Sigen) y la Oficina Anticorrupción (OA) deberán intervenir en la negociación con la empresa en concurso de acreedores desde hace 16 años. Así lo establecieron los decretos anti-conflicto de intereses que firmó Macri en marzo pasado después de los escándalos del Correo y de Avianca, compradora de Macri Airlines (Macair) y beneficiaria de la concesión de rutas áreas domésticas. Ya no será el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, quien negocie con el ex concesionario postal, como lo había hecho el año pasado.

El expediente de Avianca llegó a la Procuración del Tesoro justo cuando una de las máximas autoridades de la Jefatura de Gabinete le comunicaba a Balbín su despido. Para entonces la Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC) había recomendado al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, que aprobara las rutas para el grupo del brasileño Germán Efromovich que había adquirido Macair en 2016. Dietrich se las concedió el mes pasado a partir de dictámenes de la Sigen y la OA, pero la Procuración del Tesoro aún debe dictaminar al respecto. Habrá que ver qué decide el nuevo jefe del Cuerpo de Abogados del Estado. Claro que no es lo mismo Balbín, camarista porteño que desarrolló toda su trayectoria entre la justicia y la academia, que Saravia Frías, un abogado de la City.