lunes 18 de febrero

Bandersnatch: apuntes sobre la construcción del “teleusuario”

Tenía pensado comenzar el 2019 escribiendo sobre interfaces pero la agenda mediática se impone. Si bien algo se rumoreaba en las redes, con muy poca antelación se confirmó que Netflix subiría un “especial” de Black Mirror justo antes de fin de año, tal como había sucedido tres años antes con el episodio “White Christmas“. La noticia no tardó en circular en las redes; este flujo de conversaciones sobre “Bandersnatch“, tal el nombre de la criatura, se aceleró de manera dramática a medida que los televidentes (?) comenzaban a interactuar con este episodio donde podían elegir el recorrido narrativo tomando periódicamente decisiones que afectaban al personaje principal.

Aclaremos los términos. En el párrafo anterior escribí “televidentes” con signo de interrogación (?). ¿Podemos seguir hablando de “televidentes”? Numerosos conceptos se han propuesto en los últimos 25 años para definir ese sujeto que interactúa frente a una pantalla: “usuario”, “prosumidor”, “produsuario”, etc. Además de hacerlo en este blog (ver mi post “Estudios de recepción en América Latina: más allá de las audiencias“), reflexioné sobre algunos de estos conceptos en mi libro Hipermediaciones del 2008. Este debate semántico, llevado a una escala mayor, nos lleva a otra cuestión: ¿Podemos seguir hablando de “audiencias”, un concepto que viene del riñón del broadcasting ? En este post, y de manera totalmente provisoria hasta que tengamos algo mejor, propongo el concepto de “teleusuario” para definir a ese sujeto que viene de experiencias de consumo televisivo (tradicional o en las nuevas plataformas), que ha interactuado con las computadoras personales y los dispositivos móviles, ha tenido contacto con el mundo de los videogames y que ahora está viviendo en primera persona cómo esas experiencias mediáticas tienden a confluir en un mismo espacio y lugar. O sea, está viviendo la convergencia de dos experiencias, la de televidente y la de usuario. Lo repito: considero al concepto de “teleusuario” solo un escamotage para salir del paso y poder reflexionar sobre lo que esta pasando dentro y fuera de las pantallas.