lunes 17 de diciembre

Beatriz Sarlo: “El abrigo de piel: corrupción oculta y realidad evidente”

Los jueces favorecieron a Cristóbal López, que fue amigo de los Kirchner. Macri criticó el fallo. El 15 de diciembre de 2008, el sitio La Política Online (que dirige Ignacio Fidanza) reveló, citando una nota del periodista Carlos Pagni, que Néstor Kirchner, poco antes de terminar su mandato, autorizó a Cristóbal López para que agregara 1.500 máquinas tragamonedas a las 3.000 que posee en el casino de Palermo y, con la misma mano, prorrogó la concesión en ese predio. Hasta allí, algo de lo que sabemos sobre la hermandad de los Kirchner y López.

La información de La Política Online también nos ayuda a recordar que Mauricio Macri, entonces jefe de gobierno de Buenos Aires, envió a la Legislatura un convenio sobre juegos de azar por el que “se obliga a respetar los términos y condiciones de las concesiones y permisos que amparen a los juegos existentes a la fecha, con sus ampliaciones y prórrogas”. Y se agregaba la misma protección a los permisos que se firmarían en el futuro (cautela un poco extravagante, aunque previsora). Los negociadores del lado de Macri fueron su gran amigo Nicolás Caputo y José Torello. El beneficiario, entre otros conocidos, fue Cristóbal López, un hombre bien dotado para las amistades y los favores por encima de la famosa “grieta”.


Dejar un comentario