viernes 9 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Bob Ross murió luchando contra los especuladores del arte solo para acabar convertido en un Funko Pop NFT

El entrañable artista Bob Ross murió en 1995 víctima de un linfoma. Antes de morir, dejó muy claro que no quería que se usase su imagen con fines comerciales. Ahora su imagen se ha convertido en una figura digital NFT por obra y gracia del fabricante de figuras Funko.

La figura en sí es un resumen perfecto de todo lo que Bob Ross no quería que pasara. Antes de morir, Ross modificó su testamento para impedir que que los empresarios se beneficiaran de él tras su muerte. Para ello dispuso que su familia (su hijo Steve y su hermanastro Jimmie Cox) fueran los únicos dueños legítimos de su nombre, imagen y apariencia (un término que en inglés se conoce como NIL).

Las cosas se pusieron turbias cuando Jimmie Cox renunció a su parte de los derechos en favor de los socios comerciales de Ross: Annette y Walter Kowalski, que terminaron por hacerse con el control de todo el legado del pintor. Son los mismos socios, por cierto, que enviaron un fax amenazando a Bob Ross apenas unos pocos días antes de que se emitiera el último episodio de The Joy of Painting (la serie de TV que hizo mundialmente famoso a Ross). En su lecho de muerte, Ross combatió con todo lo que pudo a los especuladores sin escrúpulos que que querían ordeñar a los artistas como si fueran vacas.

es.gizmodo.com  (es.gizmodo.com)