lunes 10 de diciembre

Bolsonaro y Trump, dos personalidades que se atraen

Estados Unidos y Brasil han sido aliados incómodos en las mejores épocas.

Sin embargo, es posible que los electores brasileños le hayan puesto fin a esa dinámica al elegir como su próximo presidente a Jair Bolsonaro, un legislador de extrema derecha que es partidario evidente de Estados Unidos y quien es asombrosamente parecido a Donald Trump en cuanto a temperamento, tácticas y estilo.


“Puede que estemos en el umbral de una época dorada para las relaciones”, dijo Fernando Cutz, exfuncionario de alto rango de la Casa Blanca que trabajó en las políticas para Latinoamérica durante los gobiernos de Barack Obama y de Donald Trump. “Trump y Bolsonaro se van a llevar muy bien. Sus personalidades son casi idénticas y sus puntos de vista en materia de políticas son muy similares”.

El entusiasmo de Bolsonaro por forjar lazos más estrechos con Estados Unidos es una de las señales más claras de que la política exterior de Brasil está a punto de sufrir cambios profundos.

Como candidato, el presidente entrante denunció las alianzas y la política exterior del Partido de los Trabajadores, de izquierda, que gobernó Brasil de 2003 a 2016. Durante ese periodo, el país cultivó relaciones comerciales cercanas con China, abogó por el gobierno de Cuba y fue un pilar para alianzas multilaterales que excluían a Estados Unidos.

Dejar un comentario