lunes 28 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

BQ.1, la nueva variante de COVID-19 que evade la inmunidad, ya está aquí. Así podemos combatirla.

Prepárense: otra ola de COVID-19 está en el horizonte debido a una nueva subvariante —BQ.1 y sus derivados— que evade la inmunidad. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) afirman que, basándose en parte en modelos, la BQ.1 y la BQ.1.1 representan en la actualidad casi 17% de las infecciones en ese país, un claro incremento considerando que hasta hace unas pocas semanas representaban 0%. La variante predominante, BA.5, está comenzando a desvanecerse. Los que no están vacunados y los que no hayan recibido una dosis de los nuevos refuerzos están especialmente en riesgo.

En este momento, la pandemia en Estados Unidos está en relativa calma y los niveles promedio siguen siendo relativamente bajos. Hay 260,808 nuevos casos reportados por semana y 2,566 muertes semanales, informaron los CDC, basándose parcialmente en modelos. El COVID-19 ha sido una de las principales causas de muerte en Estados Unidos, pero las cifras son mucho menores que durante la oleada de ómicron del invierno pasado.

Lo que todavía no se sabe es si un muro de inmunidad, construido tanto por la infección natural como por las vacunas, podría brindar protección contra una nueva ola o con cuánta eficiencia. Una razón para preocuparse es que la BQ.1.1 evade los sistemas inmunitarios en mayor escala que otras variantes y subvariantes. La nueva variante ya tiene el potencial de volver obsoleto al medicamento Evusheld, un anticuerpo clave utilizado para proteger a las personas inmunodeprimidas. La cantidad de casos pareciera estar incrementándose con rapidez en Nueva York y podría propagarse por todo el país en los próximos meses. Otra subvariante, conocida como XBB, también puede evadir con facilidad los sistemas inmunitarios. Hasta el momento, se ha propagado mucho en Singapur, pero poco en Estados Unidos.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)