lunes 28 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

Brasil: ¿el fin de la pesadilla?

El resultado de la primera vuelta de las elecciones brasileñas del 2 de octubre es desigual. Ciertamente, Lula, el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), está en cabeza, con el 48,4% de los votos. Pero la esperanza de una victoria en la primera vuelta se ha desvanecido y, sobre todo, le sigue de cerca Jair Bolsonaro, el candidato neofascista, con un 43,2%, mucho más de lo que preveían las encuestas. Por lo tanto, habrá una segunda vuelta el 30 de octubre, que, salvo un vuelco inesperado, debería ganar Lula. Sin embargo, los partidarios de Bolsonaro parecen tener el control del Parlamento y de varios gobiernos regionales. En resumen, aunque la corriente neofascista probablemente perderá la presidencia, sigue siendo una fuerza política extremadamente poderosa.

Las clases dominantes de Brasil nunca han tenido una gran afición por la democracia. Herederas de tres siglos de colonización europea y de cuatro siglos de esclavitud, han mostrado, en los últimos cien años, una fuerte propensión a un Estado autoritario: de 1930 a 1945 bajo el poder personal del caudillo Getulio Vargas; de 1964 a 1985, una dictadura militar; en 2016, un golpe pseudoparlamentario contra la presidenta electa Dilma Rousseff; de 2018 a 2022, un gobierno neofascista de Jair Bolsonaro. Los períodos más o menos democráticos aparecen como paréntesis entre dos regímenes autoritarios.

jacobinlat.com  (jacobinlat.com)