jueves 1 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Brasil está ante las elecciones más complicadas de su historia

En la última semana de campaña antes de la segunda vuelta de las elecciones en Brasil, es muy difícil pronosticar si la mayor economía de América Latina seguirá gobernada por el actual presidente, Jair Bolsonaro, un exmilitar de extrema derecha, o por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien gobernó el país de 2003 a 2010 en una coalición de centroizquierda.

En la primera vuelta, el electorado le dio a Lula 57.2 millones de votos (48.4%) y a Bolsonaro 51 millones (43.2%), una diferencia mucho menor a la que pronosticaron las encuestas. Bolsonaro busca obtener esos 6.2 millones de votos a como dé lugar, lo cual ha propiciado la campaña electoral más salvaje desde que el país volvió a la democracia, en la década de 1980. Bolsonaro ya ha abandonado la narrativa (sin pruebas) sobre un posible fraude en su contra, que supuestamente se cometería mediante el sistema de votación electrónica. Pero sus seguidores siguen atacando a la autoridad electoral con regularidad, lo que pone más tensión a la campaña.

Tras la primera vuelta, Lula ha logrado construir mejores alianzas, al obtener las declaraciones de apoyo de los candidatos Simone Tebet (tercer lugar) y Ciro Gomes (cuarto). Y, más importante aún, una parte del establishment de empresarios e industriales abandonó su rechazo histórico al Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, y ahora lo apoya porque ve a Bolsonaro como un riesgo concreto para la democracia brasileña.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)